Dormir la siesta es todo beneficio

publicado en: Noticias agostino | 0

Comprobado por la ciencia, podemos afirmar que dormir la siesta al menos tres veces por semana ayuda a mantener nuestra salud y bienestar. No importan edad, actividad o tiempo. Lo importante: cerrar los ojos al menos un momento al día, sin interrupciones y a puro relax.

La siesta no tiene edades:

Un estudio realizado por la Fundación Nacional del Sueño en EE.UU establece que los niños entre 1 y 3 años necesitan dormir al menos 1 hora. Aquellos que no duermen la siesta se muestran más ansiosos y con dificultades para prestar atención y menores capacidades de comprensión a ciertas actividades.

beneficios-de-la-siesta-en-niños
Los niños menores de 3 años que duermen siesta se muestran mas atentos y felices

 

Mientras tanto, establecen que los adultos necesitan dormir entre 7 y 9 horas diarias cada noche para descansar bien. Las siestas resultan ser un salvavidas para quienes no han podido conciliar bien el sueño durante la noche, ayudándolos a reactivar el centro energético del cuerpo y la actividad del pensamiento.

La ciencia ha corroborado en varias ocasiones algo que a muchos los hará muy feliz: dormir la siesta es bueno para la salud.

Que los más pequeños duerman la siesta no es algo que sorprenda a nadie, de hecho ellos necesitan muchas más horas de sueño que un adulto: entre 12 y 14 horas al día. Lo interesante es que a todos nos viene bien dormir la siesta, sin importar la edad que tengamos.

Una hora de siesta mejora las capacidades del cerebro

Dormir la siesta al menos tres veces por semana disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Un  estudio realizado por la Universidad del Sarre Alemania, establece que dormir entre 45 a 60 minutos puede aumentar la memoria.

dormir-la-siesta-mejora-la-memoria
Una siesta diaria ayuda a las funciones centrales del cerebro, mejorando la memoria y comprensión

 

Para el estudio se tomaron 42 estudiantes – divididos en dos grupos- que tuvieron que aprenderse 90 palabras y otros 120 pares de palabras sin relación. A uno de los grupos se le permitió dormir la siesta, mientras que al otro se le dio un DVD para ver. El resultado: el grupo de la siesta fue mucho más capaz de recordar las palabras que el que vio un DVD.

Además de ayudar a memorizar palabras, la siesta colabora en el aprendizaje de cosas nuevas. Echarte un rato durante la tarde hará que tu cerebro esté mucho más abierto al nuevo conocimiento ya que mejora la capacidad cerebral para aprender y retener información.

Parece ser que este “deporte” hace que nuestro corazón funcione mejor y, por lo general, reduce el estrés. También favorece el que rindamos más y mejor y estemos más concentrados, además de fomentar nuestro rendimiento intelectual en la segunda mitad del día.

Según un estudio de la NASA, una siesta de 26 minutos (ni uno más ni uno menos) es capaz de aumentar hasta un 35% tu rendimiento y un 55% tu nivel de alerta al despertar; mejora el estado de ánimo y te impulsa a continuar con mayor energía. No adrede, empresas Google, Nike, AOL o The New York Times les dan un espacio a sus empleados para que puedan dormir la siesta en la oficina. Disponen para ello de un cuarto con sillones o hasta camas donde descansar un rato.

dormir-la-siesta-en-cualquier-lugar
No importa dónde y como duermas si logras relajarte y descansar un momento al día

La siesta perfecta

Los beneficios están claros, pero la duda persiste: ¿qué se debe hacer para dormir la siesta perfecta? Los investigadores de Harvard aseguran que la forma de conseguirlo es siguiendo estos consejos:

  • El tiempo: aunque una siesta de una hora aporte beneficios al cerebro, no todos tienen el tiempo para echarse en el sofá durante tanto tiempo todas las tardes. La solución: dormir entre 20 y 30 minutos.
  • El lugar: lo mejor es encontrar un lugar oscuro y silencioso. Estas características hacen que tardemos menos en dormirnos. Por lo que no perderás tiempo intentando conseguir el descanso que tanto necesitas y quieres.
  • Planifica: según los expertos de Harvard tener las siestas planificadas dentro de nuestro horario ayuda a que nos durmamos y nos despertemos más rápido.
  • Ojo con la cafeína: la cafeína tarda un tiempo en actuar. Es bueno tener esto en cuenta si tienes pensado dormir una siesta para evitar el café después de la comida.
  • No te sientas culpable: “la siesta puede hacer que seas más productivo tanto en el trabajo, como en casa” aseguran desde Harvard.

Deja un comentario